El Recuerdo

Dos ilustraciones realizadas para el concurso de Valladolid Ilustrado 2018 bajo el tema "El recuerdo" Las dos propuestas, tan diferentes entre sí, parten del engranaje como punto de unión. El Recuerdo negativo, aquel que se nutre de la violencia, pone en funcionamiento un conjunto de poleas en nuestra mente. Reproducen constantemente el dolor y la frustración que activa el llanto y cuyo peso recae en nuestros hombros. Las manos simbolizan la obligatoriedad de nuestro silencio, en esas situaciones donde el miedo y la soledad impiden hacer otra cosa salvo respirar. En esta ilustración predominan manchas de tinta Quink y el color azul, relacionado con la tristeza. La segunda ilustración muestra el recuerdo positivo como aquel que parte del deseo y la atracción sexual. En este caso los engranajes se activan en el cuerpo de la mujer.  Aparecen dos colores más, el verde de la naturaleza y el naranja de la vitalidad y en torno a las poleas situadas en las zonas erógenas crece vegetación, que simboliza el crecimiento y la madurez.